Los 4 pueblos más pintorescos y con más encanto de Mallorca

A pesar de que Mallorca goza de fama internacional por sus espectaculares playas y calas, esta preciosa isla mediterránea es también el hogar de pueblos pintorescos. La arquitectura típica de la isla, el paraje natural y un encanto especial hacen de estos pueblos un imprescindible para todos quienes visitan o viven en Mallorca.

 

Los pueblos más bonitos de Mallorca

 

Fornaltux – pueblo coronado como el ‘pueblo más bonito de España’

En 2017, Fornalutx se encontraba dentro de un grupo selecto de trece pueblos en toda España que formarían parte de la Asociación de los pueblos más bonitos de España. Uno de los requisitos para estar en la lista era que el pueblo tuviese menos de 1500 habitantes y diese importancia a los rasgos arquitectónicos y naturales. No es ninguna sorpresa que Fornalutx haya sido escogido para estar en la lista. Sus construcciones color miel y sus calles empedradas, sus ricas tradiciones y sus impresionantes paisajes de onduladas colinas salpicadas de naranjos y limoneros que rodean el pueblo hacen que cualquiera se enamore de este pueblecito perdido en medio de las montañas.

 

Valldemossa – encanto mallorquín en una ladera de la Sierra de Tramuntana 

No son muchos los lugares que puedan presumir de haber sido fuente de inspiración para uno de los más grandes músicos de la historia. Valldemossa, sin embargo, sí puede. Fue el lugar elegido por Frederic Chopin y la poetisa George Sand para pasar el invierno de 1838. Este pueblo rural situado en las montañas del oeste de Mallorca se encuentra en un idílico valle en medio de la Sierra de Tramuntana. Las tranquilas calles de Valldemossa están llenas de tiendas, cafeterías, galerías de arte y restaurantes. Este pueblo completamente atemporal es una visita obligada con Cartuja, casitas de piedra rosa y el Centro Cultural Costa Nord, que este año celebra su décimo aniversario.

 

Sóller - un lugar mágico ubicado en un valle noroeste de la isla 

Situado en un exuberante valle de naranjos entre la montaña y el mar, Sóller es el típico pueblo mediterráneo formado por calles estrechas bordeadas de casas residenciales de estilo tradicional con sus famosas persianas verdes mallorquinas. Su plaza principal, la 'Plaça de la Constitució', está llena de cafeterías donde empaparse del ambiente y disfrutar de un zumo de naranja recién exprimido. Esta plaza principal es también donde se lleva a cabo el mercado semanal, que ofrece todo tipo de productos frescos locales, artesanía y más. Sóller es también un lugar rico en historia, lleno de arquitectura tradicional y galerías de arte. El puerto del mismo nombre se encuentra a solo un par de minutos y se puede llegar a él en un tranvía antiguo que es la continuación del tren tradicional que va desde el centro de Palma hasta Sóller. Si está buscando una auténtica aventura mallorquina, ¡este viaje en tren y tranvía lo es!

  

Vivir en la zona oeste de Mallorca

Los pueblos que se encuentran dispersos por la región occidental de la isla, sin lugar a dudas, son sinónimo de paz y tranquilidad. Con pueblos repartidos a lo largo de la costa y por las laderas montañosas que terminan en playas y calas de belleza incomparable, la inigualable belleza de la isla de la región oeste de Mallorca le sorprenderá. La variedad de propiedades a lo largo de la costa oeste abarca desde apartamentos de nueva construcción en primera línea de mar, pasando por casas tradicionales en los pueblos del interior, hasta lujosas fincas con grandes terrenos y piscinas en la montaña. Si tuviésemos que definir el estilo de vida en esta zona de la isla con una sola palabra, esta sería ‘privacidad’. Y no solo Sóller, Valldemossa y Fornalutx atraen a los inversores y compradores de inmuebles de lujo, también hay pueblos como Deià, Banyalbufar, Llucalcari y, al sur, Estellencs, que ofrecen encantadoras casas adosadas, así como fincas con vistas al mar. Si está interesado en la zona, le invitamos cordialmente a echar un vistazo a la amplia gama de propiedades que ofrece Engel & Völkers Mallorca.

Westküste Mallorca

Propiedades en el oeste de Mallorca

 

Cala Figuera – un puerto muy auténtico en el sureste de Mallorca 

Cala Figuera, en el municipio de Santanyí, al sureste de la isla, es un pequeño y atractivo puerto dedicado a la pesca. Es un puerto deportivo de recreo con poco más de un centenar de amarres. Cala Figuera se extiende en dos direcciones en forma de 'Y', creando Caló d’en Busques y Caló d’en Boira. Caló d'en Busques alberga uno de los puertos pesqueros más protegidos del archipiélago. Sin dudas, las barcas de madera, las casitas de pescadores y los muelles artesanales son un hermoso escenario para pasear y empaparse del encanto mallorquín. Hermosos atardeceres y un rico patrimonio histórico hacen que este lugar sea muy especial. Cala Figuera está muy cerca de Santanyí, un pueblo rural tradicional famoso por su arquitectura de piedra dorada y su mercado semanal. 

 

Vivir en el sureste de Mallorca

Santanyí y sus alrededores es una de las zonas más tradicionales de Mallorca. Es un ejemplo perfecto de cómo se vive y se siente ‘la auténtica Mallorca’. Con una gran comunidad de expatriados, el sureste de Mallorca es una de las zonas más codiciadas para establecerse. Un entorno rural atractivo, naturaleza tradicional y auténtica, playas fabulosas y un ambiente relajado pero inspirador atraen a compradores nacionales, locales e internacionales a su mercado inmobiliario, que se orienta principalmente a fincas. Si lo que quiere es vivir en un pueblo mediterráneo y cerca de las playas más impresionantes de la isla, ¡esta zona podría ser perfecta! Con dos oficinas en la zona de Santanyí, el equipo de Engel & Völkers le presentará la amplia gama de increíbles villas, fincas, casas y apartamentos para elegir y ¡estará de camino a su nuevo hogar en Mallorca!

Neuer Call-to-Action